Cirugia de Malua (Hallux Valgus)

Es una deformidad ósea relativamente común que se presenta cuando el dedo gordo del pie, también llamado primer ortejo o hallux, se desvía hacia el segundo dedo u ortejo (en valgo, dicen los especialistas), dando lugar a notable protuberancia en el borde interno del pie.

El juanete es un padecimiento progresivo, lo que significa que no se presenta de inmediato sino a través de los años; de esta manera, el ángulo del hueso metatarsiano (que se encuentra en la base del primer ortejo) se modifica gradualmente debido a factores hereditarios y uso de calzado inadecuado, hasta producir la desviación característica.

Cuando no se toman medidas correctivas es muy probable que ocurra severa deformidad: el periostio (membrana que recubre al hueso) y los tejidos de la articulación se vuelven más gruesos, formando fibrosa y densa masa que genera inmovilidad y dolor punzante. Asimismo, la piel de la región luce enrojecida, aumenta su temperatura y acumula líquido que llega a infectarse.

Causas

Los especialistas coinciden en señalar dos condicionantes de este problema:

  • Factores hereditarios. Se ha encontrado que la propensión a desarrollar juanetes se relaciona con cierto defecto hereditario en la estructura del pie, de modo que dicho padecimiento se suele observar en familias enteras.
  • Calzado inadecuado. El uso de zapatos con punta estrecha y tacón alto juega papel fundamental en el hallux valgus, ya que comprimen el dedo gordo y lo empujan hacia el segundo ortejo. Esto explica por qué las mujeres tienen mayor probabilidad de desarrollar dicho problema.

Cabe mencionar que se llega a mencionar que quitarse los zapatos y pisar descalzo con los pies calientes es causa de juanetes. Tal creencia, aunque arraigada en el pensamiento popular, es falsa.

Síntomas

Aparecen a lo largo de los años y suelen acentuarse luego de horas de emplear zapatos con las características antes descritas, sobre todo si se permanece de pie. Las molestias incluyen:

  • Dolor intenso y entumecimiento de la articulación que se encuentra en la base del primer ortejo.
  • Presencia de callosidades y enrojecimiento en la base del dedo gordo.
  • Ulceración o aparición de lesiones en la piel que roza con el calzado.
  • Inflamación, ardor y enrojecimiento local.
  • Movilidad restringida del pie.
  • Lesiones en la piel de los dedos que friccionan entre sí.
  • Uñas enterradas.