Cirugia del Pie y Tobillo

El tarso es la parte posterior y media del pie, esta formado por los huesos que están por detrás de los metatarsianos.

Estos huesos son: el calcáneo (hueso del talón), astrágalo (hueso que articula con la tibia que con este forman el tobillo), el escafoides, el cuboides y las 3 cuñas. Cuando se produce una sobrecarga de las articulaciones existentes entre estos huesos se desarrolla una artrosis, que no es más que el envejecimiento prematuro del cartílago que recubre el hueso.

Causas

La artrosis de estas articulaciones esta favorecida por las sobrecargas debida a ciertas deformidades (pie plano, pie cavo, etc…), por la obesidad, y por algunas enfermedades de tipo reumático que atacan directamente las articulaciones. Las fracturas cuando afectan las articulaciones o producen deformidades de los huesos también pueden ocasionar una degeneración prematura del cartílago.

Fundamentalmente dolor que aumenta al caminar. El dolor inicialmente se puede percibir en los tendones del dorso del pie y posteriormente puede hacerse mas profundo y percibirse en el hueso. La artrosis en fases avanzadas producirá un engrosamiento del hueso cercano a la articulación que se pondrán de manifiesto como deformidades y “bultos” duros (osteofitos) por debajo de la piel.

Tratamiento

Es importante hacer hincapié en evitar la sobrecarga excesiva, tratando la obesidad. Se deberá, evitar así mismo caminar por terreno irregular. Las plantillas de descarga pueden ayudar en el tratamiento del dolor. Cuando el origen del dolor son las tendinitis, frecuentes en este tipo de pies, se podrán tratar mediante reposo y antiinflamatorios. La cirugía se realiza en los casos que no mejoran con las medidas descritas anteriormente, con ésta se intenta fusionar las articulaciones afectas de artrosis responsables del dolor.