La Metatarsalgia

La metatarsalgia es un problema muy común que afecta por lo general solamente la parte inferior del pulpejo del pie.

En ocasiones habrá algunos síntomas en la parte superior del antepié, cerca de donde los dedos se unen al pie, pero sólo después o al mismo tiempo con los síntomas en la parte inferior del pulpejo del pie.

Típicamente, la metatarsalgia afecta la parte inferior de la segunda articulación metatarsofalángica (donde el segundo dedo se une al pie). Sin embargo, cualquiera de los otros metatarsianos se puede afectar. En casos más inusuales, se puede afectar más de un metatarsiano en un pie. Cuando la metatarsalgia afecta la segunda articulación metatarsofalángica, algunas veces también se le llama “síndrome de estrés de la segunda metatarsofalángica”.

La causa principal de la metatarsalgia es una aplicación repetitiva de fuerza excesiva sobre una zona metatarsiana que sobre las demás. El segundo metatarsiano se afecta con más frecuencia, típicamente porque existe unos cuantos factores que pueden conducir a una fuerza excesiva en esa área de hueso/articulación.

Factores que pueden conducir a una metatarsalgia

  • Un hueso metatarsiano más largo que los demás
  • Hueso metatarsiano más bajo que los demás
  • Primer metatarsiano adyacente inestable
  • Hueso adyacente más alto que los demás (transferencia de carga)
  • Dedo en martillo asociado
  • Músculo de pantorrilla tenso
  • Zapatos de tacón alto
  • Zapatos con acolchonamiento inadecuado
  • Sobrepeso
  • Uso excesivo

El dolor se siente generalmente como un moretón profundo. A veces se sentirá como si hubiera una piedra por debajo del pulpejo del pie. Por lo general estos síntomas empeoran al caminar o estar de pie descalzo sobre una superficie dura o por un zapato con acolchonamiento inadecuado, y se sienten mejor con zapatos bien acolchonados. Al final de un día en que estuvo de pie y/o caminó considerablemente, el área puede latir un poco. Es usual tener un callo debajo del metatarsiano afectado.

Por lo general, el dolor se nota por primera vez en la parte inferior del pulpejo del pie y no hay inflamación. Cuando progresa, puede surgir una inflamación, con sensibilidad en la parte superior de la articulación. En algunos casos, se formará bursitis junto al metatarsiano. En casos todavía más avanzados, la cápsula y los ligamentos de la articulación, en la parte inferior de la articulación, pueden desgastarse y romperse, conduciendo a un desarrollo progresivo de un dedo en martillo.

El diagnóstico de la metatarsalgia generalmente se hace fácilmente con un historial cuidadoso y un examen físico. Usualmente las radiografías no ayudan para hacer el diagnóstico. Por lo general, no se requieren pruebas especiales, como exploraciones de hueso, MRI ni pruebas de laboratorio.