Onicocriptosis Congenita

Se trata de onicocriptosis congenita cuando el borde de la uña se clava en la carne circundante. El dedo más afectado suele ser el dedo gordo.

Puede generarse por alteraciones congénitas en la curvatura de la uña, traumatismos, un corte inadecuado, calzado excesivamente estrecho o deformidades digitales como juanetes y dedos en martillo.

La sintomatología varía desde dolores moderados hasta inflamación e infección con drenaje purulento.

En los casos más moderados sé tratará de reeducar la uña para que no se clave, pero en los más severos se opta por una solución definitiva, que consiste en una pequeña intervención quirúrgica que elimina únicamente el borde de la uña desde su nacimiento. De esta forma se evita que se vuelva a clavar.