Pie Plano Infantil

Se puede considerar que este tipo de pie es fisiológico, es decir, normal hasta los 4 años de edad, debido a la hiperlaxitud de los ligamentos articulares en esta época de la vida, y a la persistencia de una almohadilla de grasa en la bóveda plantar del pie, que nos da la apariencia de un falso pie plano. Es asintomático y mejora espontáneamente.



¿Y que pasa después de los cuatro años?

De los 4 a los 9-10 años, se trata generalmente de niños hiperlaxos, que con frecuencia presentan también rodillas en paréntesis o genu valgo y mayor elasticidad articular en general, de forma que en posición de pie, el niño tiene los pies en eversión y rotación externa, estando el eje de carga por dentro del dedo gordo. Con frecuencia, al caminar, desvían el pie hacia dentro, haciendo una marcha en rotación interna que es compensadora, y que se ve favorecida por el aumento que a estas edades existe del ángulo que el fémur forma con el eje de toda la pierna (ángulo de anteversión femoral).

Otros factores, como la obesidad y el sobrepeso, también frecuentes a estas edades, pueden favorecer el aplastamiento de la bóveda plantar, sin que se trate de un problema del propio pie (además de favorecer otras alteraciones estéticas en los miembros inferiores, como el genu valgo o rodillas en X ).

Por supuesto, la Exploración del medico debe descartar totalmente cualquier posibilidad de patología real en el pie, como ya indicamos antes. Por otra parte, todo pie aparentemente plano que se excava cuando el niño se pone de puntillas o al hacer la flexión dorsal del dedo gordo, va a ser un pie en principio no problemático, aunque se trate de un Pie Plano.

¿Como se puede asegurar el medico?

En este sentido, la Exploración Física (valorando sobre todo la reductibilidad y la importancia del valgo del talón) debe complementarse con una visión de la Huella Plantar en el Podoscopio; y si aún queda alguna duda, es cuando se puede recurrir al estudio mediante Radiografías, que deben ser de ambos pies y en apoyo, para poder valorar determinados ángulos de carga necesarios para determinar el tipo de problema real existente.

Llegados a este punto, nos encontramos en condiciones de hablar del TRATAMIENTO, dejando muy claro que el que “sufre” el tratamiento (sobre todo si es innecesario), es el niño, y que por tanto, debemos dejar a un lado la preocupación o las presiones de los padres para “que se haga algo”.

Así, hasta los 4-5 años, no se precisa tratamiento alguno para estos Pies Planos Laxos, ya que como hemos dicho, son fisiológicos. Se pueden y se deben dar recomendaciones, en el sentido de:

Controlar el Sobrepeso de los niños.
Aconsejar la realización de Ejercicios sencillos (Puntillas, Talones, recoger cosas con los dedos de los pies). Caminar por terrenos naturales como arena o césped.
Normas para uso de un Calzado Adecuado (NO ORTOPÉDICO), que tenga un Contrafuerte “Fuerte”, que mantenga el talón bien sujeto, y una Suela Flexible que no comprima excesivamente el antepié.
El calzado fisiológico, debe dejar libres las articulaciones del tobillo y de los dedos , y debe mantener el talón vertical, evitando la desviación en valgo.

¿Uso de plantillas?

Una vez catalogadoel grado de laxitud y siempre a través de la visión del podoscopio con su huella plantar, debe quedar muy en claro que solo se trataran, aquellos del grado 3 que puede ser sintomático, considerando que puede mejorar espontáneamente, pero quedara a criterio del ortopedista el uso o no de plantillas. La plantilla debe colocarse dentro de un calzado con contrafuerte rígido (¡no tiene sentido llevar plantillas con unas deportivas!); y se alternará su uso con la práctica de ejercicios de potenciación.

Sin embargo, aquel de laxitud exagerado, que aunque sea flexible, llamado de grado IV, ya detectable a la edad de 2 años, que siempre es sintomático, con una desviación importante del pie y que descartado una patología general de base, el ortopedista hará estudio radiológico y se tratara con plantillas.

Tratamiento Grado IV del Pie plano Laxo

Se detecta a los dos años.
Es siempre sintomático
El medico debe descartar otras causas.
La RX muestra alteración del hueso de apoyo: astragalo
Se trata con plantillas
Los casos severos pueden requerir cirugía

Las plantillas de la polémica:
Por todo ello, antes de prescribir plantillas a un niño, hay que estar convencidos de que realmente las necesita, pues corremos el riesgo de convertir en enfermo, a un niño normal, aunque sea más “laxo” que otros. El aspecto psicológico del problema también es muy importante a estas edades, y hay que tener en cuenta que estos niños no suelen tener ninguna sintomatología en sus pies. No se debe atribuir al pie plano la culpabilidad del dolor de los pies de estos niños, sin antes descartar causas que sí suelen provocarlos; ni se pueden culpabilizar a estos pies de que el niño se caiga más o corra menos que sus amigos.

Por otra parte, hay mucha controversia sobre la efectividad de las plantillas, existiendo trabajos que demuestran que no influyen en el curso evolutivo del Pie Plano Laxo Infantil; aunque otros afirmen que mejoran la marcha. Parece que esta última afirmación sí se mantiene, siendo útiles por ejemplo, en niños que “desgastan” mucho el calzado, pero coincidimos con el grupo que opina que“LA PLANTILLA NO VA A CORREGIR NI INFLUIR EN LA EVOLUCIÓN DEL PIE PLANO LAXO, SOBRE TODO SI NO SE ASOCIAN A LOS EJERCICIOS DIARIOS ACONSEJADOS, LOS CUALES SÍ SE HA DEMOSTRADO QUE SON EFICACES.”

La ocasional cirugía y siempre bajo la indicación de un especialista:
Si queda claro que no suele ser necesario tratar ortopédicamente estos pies, es lógico asumir que el tratamiento quirúrgico del Pie Plano Laxo Infantil es excepcional. Sólo estaría indicado ante un pie plano irreducible inicialmente, en los casos de fracaso del tratamiento ortopédico cuando éste está bien indicado y se ha realizado correctamente durante 3-4 años; o en los casos de pies planos secundarios a alguna de las causas o enfermedades En cualquier caso, debe esperarse a la segunda infancia para llevarlo a cabo (8-14 años) debido a la posibilidad de mejoría al aumentar la actividad deportiva y disminuir la laxitud ligamentosa, y va encaminado a corregir la relación o compás astrágalo-calcáneo.